Reforma de Salas Polivalentes

Cliente: TeamLabs/

Lugar: Palacio del Duque de Alba, Madrid

Fecha de ejecución: Septiembre 2016

Equipo: [Juana Canet + Elena Gómez + Ruth Cuenca]

Colaboradores: Pablo Sánchez

Asesor Creativo De Marca: Edgardo Zunini

Superficie: 100 m2

Fotografías: Javier de Paz García y TeamLabs

Publicación (ES): Plataforma Arquitectura

La propuesta recupera espacios en desuso de un edificio histórico del centro de Madrid donde se ubica la sede de TeamLabs. Los nuevos espacios servirán de sala polivalente (Sala Amart) donde los estudiantes pueden reunirse, trabajar, organizar proyecciones o charlas, comer, etc. y cocina (Sala la Mère) que a su vez es un lugar de encuentro para los estudiantes.

TeamLabs no es una Universidad al uso, es un campus de emprendimiento e innovación y sus espacios reflejan ese carácter innovador.

​En TeamLabs todo es diferente, el espacio se construye a sí mismo a través de “derivas”, de deambular por sus pasillos, a través de esquinas y rincones que nos hablan de lo viejo y lo nuevo, del devenir de la historia, de lo que existe y de la nueva marca espacial. En este espacio los usuarios toman parte activa, deben recorrer el espacio en su totalidad para percibir lo que significa en conjunto. Pues en cada esquina, cada rincón, cada habitación, pasa algo especial y diferente al siguiente y que no tendría sentido sin el anterior. Los nuevos espacios son la sorpresa al final del recorrido por varios pasillos. 

Juego: El homo ludens, el hombre que juega, señala la importancia del juego en el desarrollo sociocultural de los humanos. El acto de jugar es consustancial a la cultura humana y al aprendizaje. El tangram cobra sentido en este contexto, como juego unido a una función, la de construcción del espacio. La idea del tangram se traslada a una dimensión espacial interviniendo en paredes, suelos, techos y mobiliario.​

Flexibilidad: El mobiliario es modular y flexible, partiendo de la idea del tangram, las mesas de diferentes texturas se pueden combinar para adaptarse a los distintos usos de la sala maximizando la experiencia espacial. Se diseñan unas gradas modulares que aumentan la versatilidad del espacio y lo conectan con el espacio exterior adyacente. 

Sin límites: Los acabados reflejan lo nuevo y lo viejo (dejando partes de demolición vista) y se completan con mapeos de ciudades. Estas ciudades mapeadas con una interpretación artística son los destinos de los “viajes de aprendizaje” que los estudiantes realizan durante su formación: Mumbai, San Francisco, Shanghai, etc. 

Reto: era definir una cocina-comedor que incluyese los conceptos de marca espacial: que sea diferente (TeamLabs es diferente), que sea imperfecto (la cultura del prototipado) y que sea hogar (TeamLabs como comunidad de equipos de aprendizaje). El espacio tenía que ser “flexible”; siendo esa flexibilidad, fuente de inspiración para otros usos y funciones: sala de reuniones, proyecciones, lectura, contemplación, relax, juego, soñar, etc. Porque en TeamLabs el aprendizaje supera las fronteras de lo programado hasta convertir el mundo en su tablero de juego y de aprendizaje. 

Nuestra inspiración: Georges Perec, La Internacional Situacionista y el juego Tangram.